A comienzos del siglo 20

Don Sebastián Zunino, bajo el reloj del fondo. En su primer trabajo.